Al final del día, no es para tanto.

Mi familia estuvo la semana pasada de visita en mi casa de Miami. Preparé, según yo, un itinerario inolvidable; Key West, Fort Lauderdale, Miami Downtown, el típico paseo por la bahía para conocer las casas de los ricos y famosos, y por supuesto, la visita a los parques de Disney y Estudios Universales en Orlando. Todo muy bien, solo que el comentario final después de los parques, fue que Disney no cumplió las expectativas que cada uno tenía respecto a la poco sofisticada, pero no por ello menos interesante, visita.

Tesis hubo muchas, como que los parques son para los niños, o que hay que dosificar las energías para apreciar mejor una oferta que requiere caminar mucho (se camina de sol a sol). Sin embargo, de todas las tesis, la que más me hizo sentido fue la que culpó a “Don Francisco” y a los clásicos programas infantiles de América Latina (‘Cachureos’ en Chile) como los grandes culpables de la decepción. Porque es tanto lo que nos ilusionaron desde niños con las diversas atracciones de los parques temáticos de Orlando, que a la hora de la verdad, no se cumple ni el 20% de lo prometido. Es cierto que nadie nos prometió nada y solo eran reportajes que impresionaban en la TV, pero de eso no te das cuenta sino hasta que analizas la divertida y sentida desilusión.
Esto me hizo pensar en una conversación que acabo de tener con un amigo: La vida entre los 30 y los 40 años se parece en algo a la visita a los parques Disney. Tanto que te ilusionaste, que a la hora de vivirlo te decepcionas. No se de quien será la culpa en el caso de esa etapa de la vida, pero lo que si he visto es que; ni la casa grande, ni el auto, ni la hermosa esposa, ni la independencia prometida en los años universitarios, te salvan de sentir que, al final del día, no era para tanto todo lo que te habían prometio.

3 Comments so far

  1. Loreto (unregistered) on May 22nd, 2006 @ 1:39 pm

    Depende del punto de vista que se mire, si te entretiene la fantasia y los valores que transmite Disney en su magico mundo, conocer los parques puede ser una experiencia entretenida e inolvidable.
    Al igual que la casa el auto y la hermosa esposa de la que hablas, podrian ser motivo de felicidad si disfrutas las cosas sencillas de la vida y los momentos que se te presentan a diario sin estar siempre esperando mas y mas.
    Podrias estar perdiendo la vida buscando mas de lo que la vida realmente es.


  2. Carlos (unregistered) on May 22nd, 2006 @ 2:17 pm

    Ese es justamente el punto que quiero hacer en el post. Ni la casa, ni el auto, son cosas sencillas en la vida. Nos enseñaron a querer, luchar por, y disfrutar cosas sofisticadas. Lo que nadie nos dijo es que, asi como cuesta conseguir esas cosas, es como esperamos que nos den satisfacción. Y esa ecuación no siempre es lo que se cree. La vida es mas hermosa cuando la tomas como viene, muchas expectativas pueden amargar la fiesta. La paz comienza donde las expectativas terminan.


  3. Sergio (unregistered) on May 28th, 2006 @ 8:05 pm

    Yo siento que las cosas que llenan la vida son los abrazos, los besos, las sonrisas, las miradas de, una conversacion, un momento entre amigos y saber que la vida y todo los sacrificios que se hacen y los bienes materiales que se obtienen son para este fin.



Terms of use | Privacy Policy | Content: Creative Commons | Site and Design © 2009 | Metroblogging ® and Metblogs ® are registered trademarks of Bode Media, Inc.